jueves, 7 de mayo de 2020

24 .- EL BURRO QUE NO QUERÍA TRABAJAR


Hakím era un vendedor de sal en la antigua ciudad de Bagdad. Cada día iba desde su casa al mercado con dos sacos de sal cargados en las alforjas de su burro. Un día caluroso, al atravesar el Tigris, el burro tropezó y se hundió en el agua fresca del río. Cuando el burro salió del río notó que mucha sal se había disuelto y la carga,  era considerablemente más ligera. 

A partir de entonces el burro todos los días se zambullia en el río para aligerar la carga, y Hakím no podía hacer nada para evitar ver arruinada su carga de sal. 



Hasta que un día a Hakim  se le occurrió algo y desde entonces el burro aprendió la lección y ya nunca más intentó zambullirse en el río. ¿Qué hizo Hakím?



PISTA: Lo mejor es pensar con lógica ...y con un poquito de sentido del humor.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.